Cambiando las reglas del juego

El poder de
Lenguaje corporal

¿Nunca has estado escuchando, o mirando a algún compañero de trabajo hablando en una reunión al mismo tiempo que estabas mirando tu smartphone? Posiblemente defiendas esta situación, ya que al fin y al cabo escuchabas todo lo que él decía. Pero lo creas o no, alguien en la sala, otro compañero o la misma persona que está hablando en ese momento, probablemente esté juzgándote, pensando que tu comportamiento no es el mejor, aunque tu atención sea la misma hacia lo que se está diciendo, esto es lo que dice Heidi Grant Halvorson Directora asociada del Centro de Ciencia de Motivación de la Universidad de Columbia en Nueva York. Es un gran prejuicio.

“Más del 80 por ciento de la impresión que nos crea alguien se reduce a dos cosas: si nos parecen cálidos y competentes” según Halvorson. Y hay una razón para eso: ser percibido como cálido se interpreta como una señal de que uno tiene buenas intenciones. Cuando alguien piensa que eres competente, lo ven como una señal de que eres capaz de actuar sobre tus intenciones. Cuando posees estas dos cualidades, puedes ser un poderoso aliado.

Desafortunadamente, muchos de los signos que conducen a uno a hacer estas suposiciones sobre otra persona son subconscientes. Ahí es dónde entra el poder del lenguaje corporal. Al entender como funciona el lenguaje corporal y como influye en nuestras vidas tendremos la capacidad para dominar nuestra comunicación no verbal.

Intuitivamente, ya sabemos lo que hace que una persona nos encuentre competente. Sabemos que debemos ponernos de pie y derechos y mantener el contacto visual. Lo mismo sentados. No debemos hundirnos en la silla. Mantener los hombros rectos y la cabeza alta, mirando a la persona de enfrente. “Coge espacio,” dice Halvorson. Puede parecer tonto, pero ponerse de pie como una Super Woman, poner las manos en la cadera, y los pies separados, paralelos a los hombros, es uno de las poses del cuerpo que nos hace sentirnos más poderosos. Por el contrario, al asumir una postura más retraída, le estas diciendo al mundo que eres más indeciso (ya que literalmente estas minimizando tu espacio y otros pueden invadirte más fácilmente) y que careces de confianza. También puedes parecer más indeciso, si hablas demasiado rápido o demasiado lento o utiliza demasiados “ahs” y “ums.”

Lo que quizás no sepas es cómo ser una persona cálida para los demás. “Muchas personas se sorprenden al saber que son percibidas como frías” dice Halvorson. ¿Cuáles son los resultados al mantener contacto visual en una reunión? Mientras que el contacto visual es importante, “no es necesariamente importante mirar a una persona mientras estás tú hablando, es más importante mirarla directamente a los ojos cuando dicha persona está hablando”. La gente no sabe si realmente las estas escuchando a menos que sientan que las estas mirando. Un derivado de un fenómeno que los psicólogos llaman “ilusión de transparencia”, es decir, suponiendo que nuestros pensamientos y sentimientos son evidentes para otras personas, cuando en realidad no lo son. Halvorson dice que la expresión que menos gusta a los ingleses es la de: no hace falta decir… “¡Todo hay que decirlo!” dice ella. Con ese fin, hay que expresar los buenos pensamientos que legítimamente estás pensando de otra persona, como escuchar atentamente lo que dice, sonreír o hacer un cumplido, todo esto puede hacer que parezcas una persona cálida, dice Halvorson.

“Nuestra reacción inmediata a alguien también se basa en gran medida en la apariencia” según Halvorson, añadiendo que es más difícil superar una mala primera impresión, que crear una buena impresión desde el principio. Y hay más: “la ciencia demuestra que somos observadores de nosotros mismos como somos observadores de los demás” nos explica la doctora. Eso significa que cuando hacemos un pequeño esfuerzo en observar minuciosamente, nos sentimos más poderosos y controladores.

“No es necesario que parezcas digno de la alfombra roja” dice la doctora Halvorson, “es igual que si te preocupas por tu presentación”. ¿Un lugar fácil para empezar? Nada transmite más confianza que unos intrépidos labios rojos. “El rojo se ha asociado, inconscientemente, con percibir a las personas que lo usan como más poderosas, tanto en hombres como en mujeres son percibidos como más atractivos cuando llevan puesto algo rojo” explica la doctora. Esta temporada, los labios rojos mate son tendencia. ¿Necesitas algún consejo práctico? Echa un vistazo a: 3 Steps To Matte Lips Without The Dryout y prueba el nuevo Clinique Pop Matte Lip Colour + Primer o  Clinique Pop Liquid Matte Lip Colour + Primer ambos proporcionan una sorprendente hidratación con un suave acabado. Y mientras estás en ello, sonríe. “Sonreír no es algo que hacemos sólo porque seamos felices”. “También nos hace más felices”.

Para que no creas que sonreír es una ofensa a tu feminismo, los estudios han demostrado que lo que hacemos con nuestra cara, también importa tremendamente a los demás. "Tómate un momento y luego observa lo que tu cara está haciendo", dice el Dr. Halvorson. Comenzarás a reconocer las expresiones a las que tendrás que acomodarte y modificar las que te resultan desagradables, como fruncir tu frente o hacer muecas cuando estás pensando profundamente. Eventualmente, mostrar tu lado más simpático se convertirá en una segunda naturaleza. "No tienes que sonreír tontamente, apenas cerciórate de que no tienes el ceño fruncido y se la mejor versión de tí misma!

Words: Didi Gluck | Top Photos: Joe Leonard | Bottom Photo: Ben Hassett