Fácil y bonito

Guía para coleccionistas
de arte principiantes

Comprar arte puede parecer intimidante y caro, pero no tiene por qué ser así. Al igual que la construcción de un armario que te encanta, organizar tu propia colección de arte puede desarrollar tu creatividad y definir tu estilo. Para obtener consejos sobre cómo comenzar a coleccionar arte, nos dirigimos a una artista británica prometedora, cuyo trabajo se combina con la técnica clásica y la tecnología moderna: ilustradora, diseñadora de patrones de superficie y colaboradora de Clinique, Caroline Elizabeth Taylor

Es absolutamente posible explorar a tu manera, el arte que te gusta (y dentro de tu presupuesto) en el torbellino visual que podemos encontrar hoy en día online... por un hashtag o por casualidad. Pero el impulso de crear una colección no es nada nuevo y los medios digitales, no son la única manera de hacerlo. Durante el tiempo que la gente ha estado creando arte, ha habido amantes apasionados que han rastreado a artistas en galerías urbanas y estudios rurales y han llegado a acuerdos llamativos para la adquisición de estos, y han acumulado colecciones a través de los años. Colecciones, por supuesto, que posteriormente aumentan su valor.

En pocas palabras, todo el mundo puede coleccionar arte. Y esto es algo maravilloso. En este post, podrás encontrar algunos consejos de Caroline.

Confía en tu intuición. Comprar arte debe ser una decisión compulsiva porque sólo tienes que tenerlo. Sentir una conexión, sentirse feliz, sentir algo cuando miras la pieza o piensas en ella. No se trata simplemente de llenar un espacio en la pared.

Compra el arte que hable de ti. Olvídate de lo que está de moda; esto es 100% personal. Lleva a tu casa, los tesoros favoritos que encuentres en tus viajes. Pero también hay que considerarlo, una cosa de cada día. ¿Obsesionado con las flores? Puedo relacionar. ¿La música en directo te hace vibrar? ¿Cómo te hace sentir eso?

Busca artistas emergentes. Aunque algunos artistas pueden no ser conocidos, no olvides que han puesto el mismo amor, tiempo, y talento en la creación de su trabajo. Y, una vez que se hacen más importantes, tendrás una pieza temprana de un artista acertado. Este es el sueño de todo coleccionista.

Localiza tus galerías locales. Los pequeños espacios independientes, normalmente muestran artistas menos conocidos, cuyas piezas tienden a ser más asequibles.

Búsqueda social. Para encontrar arte bajo un presupuesto, Internet es el lugar para mirar. Instagram, Tumblr, Pinterest y Etsy son plataformas en las que artistas increíbles muestran sus creaciones. Busca por tema, color, medio, nombre.

Piensa fuera del lienzo. Una colección de arte puede ser más que las piezas que cuelgan en tus paredes. Textiles, cerámicas, muebles, todas estas cosas son arte. Rodéate de piezas que realmente amas y expresan tu estilo.

Se paciente. No fuerces ni precipites una adquisición, no importa cuán grande o pequeño sea. La pieza perfecta encontrará su camino hacía ti. Se supone que una colección de arte evoluciona con el tiempo.

Y no te olvides: el arte está en todas partes. "Incluso considero que el maquillaje es arte", dice Caroline. "A medida que mi estilo artístico ha evolucionado, también mis looks de maquillaje. Yo solía ser un artista mucho más libre, que se reflejaba en mi aspecto de belleza "deshecho". Ahora dibujo de una manera más controlada, así que puse mi mano firme para el buen uso... un delineado intenso y definido". Ella también es pensativa y se toma su tiempo para inspirarse. La flora y la fauna son sus musas y, si no puede pasar tiempo en el campo, entonces visita los jardines de Londres o floristas. ¡Feliz cacería!

Fotografía: Benjamin Madgwick | Texto: Alix Light Perez