Unos ingredientes que debes conocer

Los alfa-hidroxiácidos

La hora dorada, justo antes de que se ponga el sol, es la mejor luz para que tu piel se vea perfecta y radiante, suave y como si no tuvieses poros. Si quieres disfrutar de ese efecto todo el día, tienes que probar sin falta los alfa-hidroxiácidos (AHAs).

Adios, piel apagada
¿Has oído hablar de los ácidos glicólico, láctico y cítrico? Todos ellos son AHAs, una familia de exfoliantes químicos que ayudan a eliminar suavemente las células muertas de la piel disolviendo las adhesiones que los mantienen unidos. Esto significa que las células que hacen que tu piel tenga un aspecto más 'apagado' se pueden eliminar fácilmente de la superficie de la piel para desvelar una piel fresca, suave y más sana. En fórmulas avanzadas como Clinique iD con el Activo Concentrado para Poros y Textura Irregular, la renovación de células es suave pero muy efectiva".

Hola, piel radiante
Prepárate para una dosis de satisfacción instantánea, ya que tu piel se verá inmediatamente más fresca, suave y en general más luminosa. Los AHAs no solo reducen las manchas oscuras y aportan luminosidad a la piel, sino que también suavizan la piel áspera y reducen los poros. El uso regular ayuda a conseguir una piel más radiante con una textura más uniforme.

Iluminación para todos
No hay nada que temer cuando uses AHAs, a pesar de que técnicamente son "ácidos". No son abrasivos y, por lo general, se combinan con ingredientes calmantes que complementan su eficacia. Sí es cierto que no se debe abusar del uso de AHAs, y aplicar más de la dosis diaria recomendada no te dará resultados más rápidos o mejores: la retexturización real tomará algún tiempo, así hay que tener paciencia. Y la piel también puede necesitar tiempo para acostumbrarse a un nuevo ingrediente. Si tienes una piel sensible, comienza a usar AHAs cada dos días y más adelante continúa con el uso diario. Con consistencia, cada vez verás tu piel mejor.