Cambiando las reglas del juego

¿Por qué es tan adictivo
quitarse puntos negros?
Te damos unos consejos
dermatológicos para eliminarlos

Todos nos hemos visto en esta situación, te lavas la cara, la secas, luego le das una vuelta al espejo de aumento y... ¡tachan! descubres un enjambre de espinillas que invade la punta de tu nariz. La brillante luz del cuarto de baño exagera lo truculento del momento. Suspiras con disgusto. Y sacas las herramientas, las uñas y comienzas a quitarte los puntos negros.

Satisfacción dolorosa.                                

Puede llegar a ser repulsivo, pero extremadamente gratificante. Con cada purga exitosa, sientes una sensación de satisfacción. "Hay algo extrañamente complaciente en poder usar las uñas para aliviarte en algo. Esta pequeña satisfacción inmediata, es lo que realmente es gratificante ", dice la Dra. Samantha Boardman, M.D. y fundadora de Positive Prescription, una práctica de psicología positiva en Nueva York.

Para la mayoría de las personas, quitarse los puntos negros es un pequeño hábito gratuito que pueden controlar. Sin embargo, para algunos, puede convertirse rápidamente en una obsesión. "Cada vez que lo hacen, liberan un poco de dopamina y ese es el mismo tipo de neurotransmisor que se libera con muchas conductas adictivas", dice la Dra. Michelle Henry, instructora clínica de Dermatología en Weill Medical College. La dopamina afecta directamente a las emociones, así como su sensación de placer y dolor. Controla el centro de recompensa del cerebro, lo que explica por qué la compresión es tan adictiva y particularmente difícil de detener.

Las consecuencias comprometedoras de la piel.

Cada sesión, causa daños visibles en la piel, especialmente si es una práctica diaria. "Apretar, tirar, pinchar, todo eso puede estropear el elástico alrededor de los poros, lo que los hace más y más grandes, y no vuelven a su forma original. En definitiva, los poros se verán más grandes y serán cada vez más visibles. El perímetro del poro es como el cuello de una camiseta. Una vez que se estira, nunca volverá a su forma original. Es un daño irreversible", dice el Dra. Henry. Dañar la piel apretando poros, también puede causar inflamación, hiperpigmentación y cicatrices. Extraer puntos negros, también introduce bacterias, grasa y suciedad a través de las manos en los poros, lo que puede generar más puntos negros.

Corta con los malos hábitos.

Cuando sientas la necesidad de purgarte, busca una distracción inmediata: date un paseo, llama a un amigo, organiza tu armario o incluso hazlo pero ponte un par de guantes. "Quieres dejar este mal hábito y crear una nueva rutina para evitar una masacre en el rostro", dice la Dra. Boardman. Además, agrega la Dra. Henry, hazte con un producto que elimine las espinillas sin dañar tu piel. De esta forma, obtendrás la gratificación instantánea, sin arriesgar poros dilatados, dolor o cicatrices. Su recomendación: Blackhead Solutions Extractor de Puntos Negros con Efecto Calor. Esta fórmula purificante se calienta cuando se mezcla con agua, abriendo suavemente los poros para que el ácido salicílico, el polvo de bambú y la piedra pómez puedan actuar eliminando el aceite oxidado, la suciedad sin dañar la piel. También tiene una punta de aplicador con textura que ayuda a extraer y a eliminar las espinillas. La hechos: clínicamente probado para reducir el 93% de las espinillas en 6 semanas.

Modelo: Christine Hahn |Texto: Julie Redfern