Cambiando las reglas del juego

El poder de la doble limpieza

How to Wash Your Face: Double Cleansing

Para conseguir una piel realmente limpia al final del día, necesitas seguir dos importantes pasos: primero, utiliza un desmaquillador con base de aceite para retirar el maquillaje de larga duración (base, corrector, colorete, etc...). Después, aplica un limpiador facial para eliminar el sudor, la contaminación, la suciedad y cualquier acumulación de grasa atrapada en los poros. Con esta rutina de dos pasos, además de una piel más luminosa, conseguirás que tu piel absorba mejor los productos de cuidado de la piel para conseguir resultados óptimos.

Desmaquillarse para principiantes
Hay un claro motivo por el que el desmaquillante Take the Day Off Cleansing Balm  es el mejor amigo del maquillador. Su sólida textura en bálsamo se transforma en un aceite sedoso que disuelve incluso el maquillaje más duradero y deja la piel más radiante y luminosa. Aplica una pequeña cantidad de bálsamo y masajéalo sobre la piel seca con movimientos circulares, desde el centro del rostro hacia fuera. Luego, masajea delicadamente tus ojos para evitar que se extienda el maquillaje sobre todo el rostro. Por último, humedece una toalla limpia con agua tibia y deslízala  extiéndela sobre el rostro durante 5 segundos. Usa la toalla para retirar suavemente los restos de maquillaje. Vuelve a aclarar la toalla, esta vez con agua fría y extiéndela nuevamente sobre el rostro para cerrar los poros. Repite con nosotros: ahhh.

Piel realmente limpia
Una vez eliminado el maquillaje y la suciedad de tu piel, tu limpiador puede ponerse manos a la obra. Este segundo paso va más allá de las impurezas superficiales para purificar tu piel y brindarte la máxima limpieza. Lo que significa que cuando te laves la cara, tu limpiador podrá concentrarse en las preocupaciones reales de tu piel (granitos, sequedad, rojeces...). ¿Otra ventaja? Cuando la piel está tan limpia, los sérums y las lociones se absorben mejor y funcionan más rápido, así que, de esta manera optimizarás también tu dinero. ¡Ganarás por partida doble!

¿Aún no has encontrado tu limpiador ideal? Busca una fórmula que no seque tu piel y que la deje muy suave. El Jabón Facial Líquido Extra-suave cumple todos estos requisitos. Otros ingredientes que deberías tener en cuenta: la glicerina, el extracto de algas y el ácido hialurónico . Atraen la humedad, lo que significa que no sentirás esa sensación de sequedad y tirantez después de lavarte la cara.

¿Quieres más consejos para una piel saludable? Pásate por cualquier stand de Clinique para que nuestros expertos te realizen una consulta personalizada. Además, descubre los mejores trucos o repasa los conceptos básicos de una gran piel.

Photos: Christine Hahn