Cambiando las reglas del juego

La Contaminación y Tu Piel

Que convivimos con la contaminación es un hecho - protegernos de ella también lo es. "La contaminación nos rodea, y la mayoría de las veces, ni siquiera podemos verla. Algunas partículas de contaminación son tan pequeñas que no las vemos a simple vista" explica Michelle Henry, dermatóloga en Nueva York. La cantidad y los tipos de polución que agreden a nuestra piel han aumentado mucho en la última década (en algunas ciudades, la calidad del aire ha empeorado a pesar de los esfuerzos por crear un aire limpio). Humo, ozono, pesticidas, emisiones de fábrica y automóviles, incluso el polen... todos son agresores para nuestra piel. Y no creas que dentro de casa estás protegida - el polvo, el pelo de mascotas, los vapores de aceite de cocina o los limpiadores domésticos son todos contaminantes. Cada vez que tu piel entra en contacto con estos agresores (es decir, todos los días), es posible que sufra daños. De hecho, la contaminación afecta a la piel de una manera muy similar a la de la exposición al sol: ambos producen radicales y, al entrar en contacto con la piel, causan estrés oxidativo, lo que puede dañar todas las capas de tu piel, provocando desde irritación superficial a la destrucción de células profundas de la dermis.

¿Cómo afecta la contaminación a tu piel?

La sucia realidad
Una partícula de contaminación puede ser veinte veces más pequeña que el tamaño de tu poro. Esto significa que puede entrometerse directamente en tu piel y causar estragos. "Toda esa materia particulada puede perforar pequeños agujeros microscópicos en la barrera de tu piel, permitiendo que entren todas las cosas malas y que las cosas buenas, como el agua, salgan", explica el Dr. Henry. Y cuando la contaminación entra en tu piel puede causar diferentes problemas, desde opacidad y obstrucción de los poros hasta manchas oscuras, hiperpigmentación, inflamación y daño del colágeno (lo que da lugar a líneas y arrugas). También puede agravar los problemas de la piel como acné, eczemas, así como alteraciones en la piel sensible.

Protégete
El principal protector contra la contaminación es la barrera de hidratación, que es la capa superior de tu piel y está diseñada para evitar que la contaminación penetre profundamente en la dermis. Imagina tu barrera de la piel como una pared de ladrillos. Si la pared se rompe, el agua puede salir y los agresores entrar. Es por eso que es esencial incluir en tu rutina diaria un tratamiento que ayude a fortalecer la barrera de tu piel.

Clinique tiene la solución contra la contaminación: Dramatically Different Aqua-Gel Hidratante Anti-Polución. Es una hidratante transparente y ligera formulada con la tecnología Clean-Shield, una fórmula restauradora de semillas de girasol, extracto de cebada y extracto de pepino que ayuda a fortalecer la barrera de la piel, para así poder defenderla mejor contra la polución. Piensa en DD Aqua-Gel Anti-Polución como una batalla "doble" contra la contaminación.

Hola luminosidad 
Dramatically Different Aqua-Gel Hidratante Anti-Polución además, proporciona una hidratación intensa durante 24 horas con ingredientes como el ácido hialurónico. No contiene aceite, es de rápida absorción, y deja la piel suave, tersa y luminosa. Por lo tanto, diga lo que diga el índice de contaminación en el informe meteorológico, tú podrás salir de casa sabiendo que tu piel está sana, hidratada y más fuerte.

*Pruebas in vitro en modelos de piel.

Fotos: Kyle Alexander | Texto: Julie Redfern